lunes, 16 de julio de 2018

Movilidad en l’institut de la Touraine (Tours)

Movilidad para el aprendizaje de francés en nivel C1 en l’institut de la Touraine (Tours) en la primera quincena del mes de julio.
Lo primero que hay que referir respecto a esta movilidad es el porqué de la elección de l’institut de la Touraine para la realización de esta movilidad Erasmus+ dentro del proyecto “Babelia 2017”; y la respuesta es que de entre todas las instituciones francesas dedicadas a la enseñanza del francés y a la enseñanza de estrategias FLE y DNL, el Institut de la Touraine figura entre las más reputadas. Como participante ya había tenido personalmente experiencias previas en el CAVILAM de Vichy enormemente satisfactorias y que han aprovechado otros compañeros del proyecto; pero para esta ocasión entendí que debía salir de la zona de confort que supondría repetir y probar en una institución nueva. 
Tours es una ciudad de tamaño medio a la orilla del Loira, precioso río que atravesaba cada mañana para desplazarme desde el alojamiento a las instalaciones de l’institut para desarrollar el curso.

Del nivel académico, sin dar demasiados detalles, se puede resumir con un adjetivo: ESPECTACULAR. Increíble ver la velocidad de avance y progreso en el idioma, que prácticamente se podía evaluar de día a día; y todo ello dentro de un conjunto de edificios clásicos, estilo “Deuxième Empire”, renovados y modernizados para hacer agradable la estancia.

El grupo de clase, perfectamente clasificado por nivel, era de unos 12 alumnos de distintas edades, y con alta motivación por el aprendizaje y participación. De nuestro grupo se ocupaban dos profesores, perfectamente coordinados que se turnaban de modo que se hacía más ameno que pasar las 5 horas diarias de clase con la misma persona.



Además había que añadir los talleres de la tarde, donde existía una amplia posibilidad de elegir según los gustos e intereses de cada participante. La configuración de estos talleres no se conformaba sobre enseñanza directa del idioma, sino sobre temáticas culturales y de divulgación pero que en sí mismos constituyen una forma de inmersión muy amena y productiva. Igualmente, la existencia de un catálogo de actividades culturales tras las actividades lectivas y el fin de semana facilita la interacción entre estudiantes de todos los niveles y procedencias y nativos locales.
Evidentemente, no se puede hacer referencia a Tours sin hablar de los castillos del Loira, objeto específico de excursión durante el fin de semana que proporcionó una agradable jornada de convivencia e integración.

Otro de los lugares indispensables de Tours es su casco antigüo, con una plaza de origen medieval muy animada, lugar de intercambio de la enorme colonia de estudiantes que ocupa la ciudad. La catedral, gótica, se mantuvo todo el verano adornada con un espectáculo diario de luz y sonido que suponía un espectáculo digno de contemplar, y la “Guinguette” nocturna con su noria, constituía un broche final delicioso para cualquier jornada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario